Feeds:
Entrades
Comentaris

Archive for 16/06/2018

Juan  José Bruguera, 72 años, delante de su biblioteca de su casa de Bellaterra (Barcelona). A su espalda, dos de sus iconos bizantinos: Crucifixión (Grecia) y Madre de Dios odigihtria (Georgia).

Extremeño en Catalunya, ingeniero, lector incansable, Juan José Brugera, presidente de la inmobiliaria Colonial, es un apasionado del arte. Dueño de la mayor colección de iconos de España, pinta paisajes y financia una revista d filosofía.

Por Elena Pita. Fotografías de Álvaro Felgueroso

Era un chico de Badajoz que con 14 años en lugar de leer a García Márquez o Vargas Llosa (pone de ejemplo) leía literatura centroeuropea en su edición francesa (Milosz Czeslaw o Joseph Roth o Stefan Zweig, que veo destacan en su biblioteca). Por entonces llegó a Barcelona siguiendo el destino de su padre, un funcionario de Correos, hijo a su vez de un destacado socialista represaliado, que hubo de abandonar la universidad para hacer la guerra con los nacionales (quinta del biberón).
Hete aquí que llegado Juan José adolescente a Cataluña, su pasión por las letras toma un derrotero insospechado: la electrónica, Ingeniero técnico electrónico por la Escuela Universitaria de Terrassa. Participó en el montaje del primer televisor a color de este país cuando ya tenía medio pie en ESADE (otro giro), donde cursa un MBA. A los dos años entra en la banca y de ahí, al firmamento. Su última hazaña financiera ha sido reflotar la inmobiliaria Colonial, que preside junto a su socia francesa SFL, hasta el punto de emitir deuda pública: 6.000 millones de euros en activos y una facturación de 211 millones en 2014. Últimas operaciones: alquiler de 35.000 metros cuadrados de oficinas en París (a la OCDE) y compra de un inmueble Art Déco de 6.000 m2 en la avenida Percier que ha costado 64 millones de euros.

Pero Juan José Brugera Clavero (Badajoz, 15 de octubre de 1946) es muchísimo más que todo esto, y por ello hemos venido a su casa esta mañana, no por las cifras. Bellaterra, municipio de frondosos bosques en lo alto de Barcelona: son las 9.30 de la mañana y JJB nos espera en el porche fumando un puro, junto a su adorable y cómplice esposa. Despide un aroma mezcla de una esencia seca y elegante: “Después del café es cuando más me gusta fumar”.
Hemos venido a saber de su pasión última, que es la Historia y el arte de la otra Europa, la que surge de la cultura cristiana ortodoxa. Su colección de arte bizantino, después de 25 años de viajes, pujas, estudio, búsqueda y adquisiciones, no es solo la mayor de España, sino que además es irrepetible porque hoy las piezas ya no se venden a extranjeros y no pueden salir impunemente de sus lugares de origen. Son unos 200 retablos o iconos rusos, griegos, armenios, georgianos, etcétera, e incluso piezas naíf de Etiopía, desde las tierras eslavas hasta los confines ortodoxos en Oriente Próximo y África, que Brugera ha depositado en el Museo de la Abadía de Montserrat “para que todo el mundo pueda verlos y disfrutar de ellos”.
No acaban aquí las proezas de JJB, alimentadas todas por su curiosidad indomeñable. Hay muchas más cosas que contar, como que fue profesor de telecomunicaciones, que pinta (nada mal) paisajes al óleo, que promueve una revista de filosofía, que junto a su mujer ha decorado su nueva casa con gusto chic, que es presidente de la Universidad Ramon Llull y miembro de la junta del Círculo de Economía, doctor honoris causa por la Constantinian University of Providence, Rhode Island, etcétera. O en sus propias palabras: “Soy un álbum” (cargado de sorpresas).

PREGUNTA. ¿Cómo empieza, de dónde le viene este amor al arte bizantino?

RESPUESTA. De mi afición a la Historia. Hice un crucero hace 25 años con mi mujer y mis tres hijas [cuatro nietos] y estuvimos en Patmos (Grecia), y en su monasterio compré un icono. Poco después cayó en mis manos un libro francés sobre arte, historia y teología en torno a los iconos, y ahí me sumergí en un mundo totalmente desconocido: la otra Europa, cuya identidad está basada en el cristianismo ortodoxo, que ha vuelto a aflorar después del comunismo. El discurso de Putin, por ejemplo, es claramente paneslavista y se basa en la identidad ortodoxa.

P. ¿Cuánta exploración hay detrás de esta colección?

R. Durante los últimos 25 años he seguido leyendo, explorando y viajando, hemos conocido todo el mundo ortodoxo, desde los Balcanes hasta las fronteras del cristianismo oriental que son Siria, Etiopía y Egipto. Es decir, lo que fue el Imperio Bizantino y a lo que en el siglo X se une Rusia: es la gran potencia que ha mantenido esta cultura, ajena al Renacimiento y la Ilustración. El Renacimiento es esclavo de la fotografía, pinta lo que ve con la perspectiva natural, y es así hasta el impresionismo; el arte bizantino en cambio pinta lo que siente, un mundo idealizado y simbólico.

P. ¿Cómo se logra, día a día, tan valiosa colección?

R. Principalmente he adquirido en anticuarios y subastas de París, especialmente en la casa Drouot Richelieu, que es como el Sotheby’s francés; pero también en Londres, Italia y alguna vez en España (Durán). En su lugar de origen ahora es totalmente imposible adquirir obra, es patrimonio protegido. Pero antes sí hubo circulación de este arte, de ahí que llegara a casas de subastas y anticuarios.

P. ¿Cuál es el valor aproximado de sus casi 200 piezas?

R. No se lo voy a decir [se ríe]. Y además es muy difícil saberlo, porque es una colección que hoy sería imposible reunir o, en todo caso, costaría infinitamente más dinero. Se han reforzado mucho las medidas de protección y el Gobierno ruso no da permiso de compra a los extranjeros, y a esto se suma que el nivel de vida en Rusia ha subido mucho, y no sale nada del país. Igual que los promotores del ladrillo en Cataluña quieren tener un Casas o un Rusiñol para darse pedigrí, el ruso quiere tener un icono antiguo.



P. ¿Por qué cede su colección a la Abadía de Montserrat, donde se expone?

R. No es una cesión, está en depósito, para que la gente la vea y la disfrute. Aunque en España la cultura ortodoxa es muy ignorada, empieza a haber universidades y aficionados al arte que se interesan por ella.


P. Hablemos de su profesión, ¿cómo una inmobiliaria ha ganado dinero a través de una crisis provocada precisamente por la inflación inmobiliaria?

R. Bueno, la pregunta necesita matización. El mundo inmobiliario se divide en dos ramas: una es construcción y venta de pisos y la otra, tener activos como hoteles, centros comerciales, oficinas, etcétera para gestionar valor. En 1993 Colonial es adquirida por La Caixa, que me encarga su reorganización y su salida a Bolsa, lo que sucedió en 1999. La inmobiliaria se reinventó y nos especializamos en edificios de oficinas en los mejores lugares de Madrid y Barcelona. Luego llegamos a París, el mejor mercado de oficinas de Europa, y se puso a tiro comprar la joya de la corona, que es la Société Foncière Lyonnaise. En 2006 La Caixa vendió su 35% de la compañía a un promotor por una oferta irresistible, y yo me marché a dirigir Mutua Madrileña. A los dos años, Colonial estaba en una situación crítica y me pidieron que volviera como presidente. Logramos salvarla capitalizando la deuda con los acreedores y hace un año hicimos una ampliación de capital y la dejamos limpia. Hoy los mayores accionistas son el grupo Villar Mir, Qatar, el grupo Santo Domingo y la familia de la Banca Mora.

P. ¿Qué salvoconducto utilizaron en el salvamento?

R. Teníamos unos activos a prueba de bomba: las mejores oficinas de Madrid y Barcelona, donde la tasa de ocupación nunca bajó del 80%, más París, donde no hubo crisis. Por eso se salvó, y además nos dieron la calificación de aptos para emitir deuda.

P. ¿No hay que ser muy listo para conseguir todo eso y atraer a inversores y accionistas tan poderosos?

R. No, no, consistió en adoptar una estrategia anticrisis acertada, basada en la compra de activos buenos, como hace por ejemplo el señor Amancio Ortega.

P. Se refiere a sus tiendas emblemáticas, ¿no?

R. Sí, y si tienes acciones de Colonial puedes hacer un poco de Ortega, porque tenemos lo que nadie, como el Louvre de los Anticuarios en París, la manzana del Olympia o la galería de los Campos Elíseos.


P. ¿Y el asunto de los accionistas?, ¿cómo consigue seducir por ejemplo a Villar Mir, endeudados como estaban y en plena debacle?

R. Juan Miguel [Villar Mir] nos conoce bien porque OHL había trabajado para Colonial haciéndole obras, y cuando buscamos socios para sustituir a los bancos, él se anticipa, antes de que la crisis revierta, y ve que esto es lo que viene. Y así se convierte en el mascarón de proa, y luego se unen los demás.
Es en este momento cuando el señor Brugera empieza a soltar cifras como una máquina tragaperras en el momento del bingo. “Me estoy mareando”, le digo. “¿Por el humo?”, me pregunta, fuma su segundo puro… “Gestionamos activos por un total de casi 6.000 millones de euros”. Definitivamente me mareo.

P. ¿España ha vendido su capital inmobiliario al extranjero? ¿Qué supone esto para nuestra economía?

R. El dinero es internacional, los fondos son globales [le falta decirme: “Qué tontería de pregunta…”]. Desde hace año y medio España ha vuelto a ser objeto del deseo de los fondos internacionales, dado que estamos en el nivel más bajo de las rentas y se especula con la buena marcha de nuestra economía, por lo que se supone que el valor de los activos subirá.


P. Macroeconomía a la vista, las grandes inmobiliarias han superado pues la crisis. No sé si usted camina por la calle, y no me refiero a esta zona (vecina a Sant Cugat, cuarto municipio con mayor renta per cápita de España), pero, ¿cree como Rajoy que el resto de los peatones hemos salido de la crisis?

R. Sí paseo, y no, la gente no ha salido de la crisis. Se especula con que saldremos, y por eso viene el dinero. Pero hay secuelas sociales muy difíciles de arreglar, como el paro: necesitamos muchos más años como este 2015 de un crecimiento al tres y pico para volver a la situación anterior a la crisis. Creo que hay que recortar menos en materia asistencial y más en las estructuras del Estado. La clase media alta estamos soportando una gran presión fiscal, yo, por ejemplo, pago un 60% de lo que gano, pero estoy muy conforme, porque creo que hay que ser solidario y hacer este gran esfuerzo, que en circunstancias normales resultaría confiscatorio. Y me parece muy bien que Justicia y Hacienda persigan a los evasores porque esa gente sí está siendo muy insolidaria.

P. ¿Cómo ve el declive soberanista catalán un extremeño en la cúpula financiera de Cataluña?

R. En principio no soy partidario. Primero porque hay que hacer las cosas dialogando dentro de la ley y segundo, porque fuera del euro hace mucho frío. Yo creo que vamos hacia una Europa más unida que fragmentada, aunque sí haya que justificar ciertos agravios.


P. Tengo entendido que además del arte y la Historia son muchas otras sus pasiones culturales. ¿No es verdad que es un ávido lector?

R. Leo un mínimo de una hora diaria, y siempre varias cosas a la vez. Ahora estoy con un libro de viajes de Patrick Leigh Fermor, otro sobre el filósofo y sacerdote ruso Pável Florenskylas y las memorias de Hans Küng; además tengo por aquí [me pasea por su librería, y revuelve en la mesa de su despacho…] la revista de filosofía de Josep Ramoneda, La maleta de Portbou, soy uno de sus promotores.

P. ¡Y además pinta! ¿Puedo ver alguno de sus cuadros?

R. Sí, ahí mismo: es la Iglesia de la Santa Cruz en el lago de Van, Turquía; se lo prometí a un amigo que vive en Nueva York y es originario de Armenia. Suelo pintar en verano, en mi casa de Pals, sobre todo paisajes al óleo a partir de fotografías, no tiene más historia.

P. Dígame para terminar, ¿qué habilidades han de practicarse para ser tan listo y culto como usted es?

R. No creo que sea listo ni culto, sino curioso. Y no tengo ninguna intención de jubilarme nunca.

P. ¿Y cuánto hay de genética en su faceta humanista, que no se rinde ante el dinero?

R. No sé si es genética o es que la vida te coloca ahí. Y tampoco sé por qué tengo tanta curiosidad, pero creo que uno de los motivos por los que merece la pena vivir es para entender lo que sucede.
Más información. http://www.museudemontserrat.com

http://www.fueradeserie.expansion.com

Read Full Post »

Disssabte de Sardanes a la Plaça Joan Pau II de Cerdanyola del Vallès

Read Full Post »